lunes, 16 de abril de 2012

Evaluación Institucional


La evaluación institucional según Cachare (sf) consiste en “el desarrollo de un conjunto de estrategias que permitan apreciar los resultados de la acción institucional, con el fin de orientar las metas y políticas establecidas de acuerdo con los intereses y necesidades sociales que le son inherentes”. En este sentido, se puede evidenciar que la evaluación institucional se basa principalmente en las acciones que dicha institución lleva a cabo en la labor administrativa y directiva, las cuales buscan el alcance de las metas planteadas de acuerdo a las necesidades e intereses de la sociedad que atiende.

Así mismo, es evidente que para cumplir las metas u objetivos propuestos por una institución es necesario trabajar en pro de ello cada día, ya que se trata de un proyecto a largo plazo el cual necesita continuidad y actualización constante. Esto implica que la evaluación institucional sea un proceso sistemático y continuo que permita obtener información de cómo está funcionando la institución y si satisface efectiva y eficazmente los objetivos que cubren las necesidades concernientes a la sociedad.

Por otra parte, ya que la evaluación institucional es continua,  ésta se divide en varias etapas las cuales Cachare (sf) nos define como: evaluación interna, evaluación externa, y la reevaluación. La evaluación interna se lleva a cabo por la comunidad de la institución en la cual cada uno de ellos participa y propone los parámetros por los cuales se evaluará la institución. La evaluación externa la realizarán entes externos a la institución que son representantes de la sociedad organizada académica, y que son elegidos por la institución los cuales son expertos en la materia, donde estos tomarán como referencia para la evaluación los objetivos de la institución. Y la reevaluación se hace para sintetizar todo lo que se ha obtenido como resultado en las evaluaciones previas, tomando en cuenta el juicio que dieron los expertos respecto a la realidad objetiva de la institución, con el fin de analizar los procesos que se dan en la institución para reestructurarlos para lograr eficiencia en sus objetivos.

En otro sentido, la evaluación institucional posee varios modelos que permiten indagar de diversas maneras la realidad institucional. Entre algunos de ellos Cachare (sf) presenta: el modelo de causa y efecto institucional Astin 1972, el modelo de evaluación interna o autoevaluación Pace 1979, el modelo de evaluación del ambiente institucional Moss 1979 y el modelo de evaluación de organizaciones educativas basadas en logros Lafourcade 1982.

El modelo de causa y efecto institucional evalúa al estudiante prestando atención en el impacto que la institución pueda causar por medio de las actividades programadas en las actitudes y aptitudes de los egresados. Por medio de este modelo se estudia la institución por medio de los egresados de acuerdo a su rendimiento académico, conocimientos, aptitudes, motivación, seguridad entre otros aspectos de tipo cognoscitivos y afectivos. La calidad de la institución depende indirectamente de los estudiantes, por lo cual no describe específicamente las características que necesitan ser reforzadas o cambiadas para mejorar la institución.

El modelo de evaluación interna o autoevaluación considera que no se puede delimitar las situaciones institucionales que afectan al estudiante, por lo cual realiza su estudio evaluativo de dos maneras, la primera es interna en la cual  un grupo de estudiantes con características particulares bajo determinados recursos, y propósitos son estudiados para observar la eficacia del instituto, la segunda es de índole externo en la cual se realiza comparaciones con instituciones de regiones semejantes bajo el mismo enfoque, para obtener diferencias entre estas.

El modelo de evaluación del ambiente institucional este modelo considera que la interacción que existe entre el ambiente y el estudiante influye en el rendimiento académico de éste, por lo cual Moss diseña dos escalas que permite medir el grado de interacción entre el ambiente y el estudiante, de donde se puede establecer en qué medida la institución puede lograr sus objetivos propuestos.

El modelo de evaluación de organizaciones basadas en logros se enfoca en la evaluación comparativa con otras instituciones buscando conocer según Lafourcade 1982: “(a) las condiciones reales de logro de la institución, (b) su capacidad de consecución de metas y de renovación y cambio, y (c) la efectividad y eficiencia de sus estrategias de logro y el control de los posibles efectos colaterales”. Para realizar la evaluación se analizan indicadores que tengan relación con el logro de las metas. Éste modelo al basarse solo en el logro de las metas, descuida lo que sucede en el proceso de esos logros característica por la cual es criticado.

En otro sentido, el propósito de la evaluación institucional descrito por Bigman 1961 se describe como sigue:

1.      Describir si los objetivos han sido alcanzados y de qué manera.
2.      Determinar la razón de cada uno de los éxitos y los fracasos.
3.      Describir los principios que subyacen en un programa que ha tenido éxito.
4.      Dirigir el curso de los experimentos mediante técnicas que aumentan su efectividad.
5.      Sentar las bases de una futura investigación sobre las razones de un relativo éxito de técnicas alternativas.
6.      Redefinir los medios que hay que utilizar para alcanzar los objetivos, así como incluso las submetas, a la luz de los descubrimientos de la investigación.

En conclusión, la evaluación institucional es necesaria para guiar el desarrollo de las estrategias institucionales que buscan cumplir los objetivos y metas de ésta, para corregir rumbos desviados y reformular planes que ayuden a lograr en el sujeto el mejor perfil del egresado que sea posible de acuerdo a las expectativas de la  institución.



Orlando Marrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada